Junio 2017

Daniel Muñoz

Compartir

Daniel Muñoz

Moraleja (Cáceres), 1980

Ha desarrollado toda su obra haciendo intervenciones en el espacio público, principalmente murales. Desde sus comienzos ha utilizado el dibujo como herramienta base de su lenguaje y su obra ha sido marcadamente figurativa debido a que comenzó a desarrollarse usando, exclusivamente, el espacio público como soporte. Con la calle como plataforma discursiva, toda su producción ha friccionado con el mayor numero de personas posibles; sin discriminaciones socioculturales.

Su lenguaje está formado por códigos y símbolos cotidianos, basados en un imaginario universal que ahonda en formas narrativas propias de la pintura clásica, a pesar de plantear cuestiones en torno al arte contemporáneo y su relación con diversos campos como la arquitectura, la publicidad o el turismo.

Durante los últimos años ha realizado numerosas exposiciones e intervenciones alrededor de ciudades como Londres, Los Ángeles, Tokio o Vancouver. Cabría destacar algunos espacios expositivos como el BACC Museum (Bangkok), la Galería Nacional de Arte de Ammán (Jordania) o la galería Luis Adelantado de Valencia.

www.eseaene.com

El mural efímero “Quisiera subrayar” (14 x 8 m. Acrílico sobre cemento) realizado por el artista en  la fachada ubicada a la altura del nº 2 de la calle San Antón en el marco de Cáceres Abierto 2017, cuestiona los espacios ‘propios’ para el arte que posee la ciudad de Cáceres. Destaca el mural efímero como contrapunto al culto arquitectónico propio del turismo cacereño y la levedad del dibujo frente a la pesada solidez del monumento.

 

Un lenguaje universal: la publicidad irregular y precaria que van dejando por las ciudades algunos de sus habitantes que desean comunicar cualquier servicio, así como las empresas que no pueden costearse un anuncio convencional o una valla publicitaria. Textos e imágenes disputando por salir a flote que tuvieron reflejo en este mural efímero.

 

Se tratan aquí asuntos que establecen un conjunto de inquietudes y desafíos propios del arte en el espacio público: la relación con la ciudadanía, el poder monumental, el acceso a las imágenes, lo contemplativo frente a lo informativo, la función actual de lo pictórico o las fronteras del discurso individual.

 

El mural pudo verse entre el 1 y el 25 de junio de 2017 y en esas mismas fechas también el dibujo del mismo realizado por el artista en la Sala de Arte El Brocense