Junio 2017

Diana Larrea

Compartir

Diana Larrea

Madrid, 1972

Es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. En sus trabajos utiliza varias disciplinas plásticas, como la instalación, el vídeo, la fotografía o el dibujo. Es conocida, sobre todo, por las intervenciones y performances que ha realizado en espacios públicos. Con sus propuestas de arte público, la artista siempre ha dirigido su interés hacia la mirada del ciudadano común, para provocar leves interrupciones en nuestra vida cotidiana. En otra serie de trabajos, la artista se basa en algunas figuras míticas de la Historia del Arte para apropiarse de ciertos iconos que han sido convertidos por la sociedad en paradigmas culturales.

Entre sus galardones más destacados se encuentran la Beca Fundación Marcelino Botín, concedida para desarrollar un proyecto en San Francisco (USA), el Premio Vida 6.0 de la Fundación Telefónica, o el Premio de Creación Artística de la Comunidad de Madrid para realizar un proyecto en París.

Ha expuesto en el Museu Nacional do Conjunto Cultural da Republica de Brasilia (Brasil), en el National Centre of Contemporary Art de Moscú (Rusia), en el EACC Espai d’Art Contemporani de Castelló, en el Espacio Trapezio de Madrid, y en el Espai 13 de la Fundació Joan Miró de Barcelona. Se han visto sus trabajos en Ferias internacionales como PULSE New York Contemporary Art Fair, CIRCA Puerto Rico International Art Fair, MACO México arte contemporáneo y CIGE 5th China Internacional Gallery Exposition (Beijing).

www.dianalarrea.com

En el marco de Cáceres Abierto 2017, Diana Larrea realizó la intervención Microuniverso en el Aljibe árabe del Museo de Cáceres, que estuvo abierta al público entre el 1 y el 25 de junio.

 

El concepto de ‘microuniverso’ nos habla de un espacio que posee unas proporciones mucho más reducidas respecto a nuestra percepción, es decir, donde las distancias, los tamaños y la escala son mucho menores en relación con el mundo que habitamos. Partiendo de esta idea, la propuesta consistió en una intervención específicamente concebida para el Aljibe de la Casa de las Veletas, en la que se invitaba al público a vivir una experiencia puramente sensorial, dándole libertad para interpretarla según su propio bagaje adquirido.

 

Por medio de un número considerable de pequeños puntos de luz colocados con fibra óptica sumergible sobre el suelo del aljibe, se compuso una estructura constelada a la manera de un pequeño cosmos bajo el agua que evoca   plásticamente la disposición de los astros en el cielo nocturno. Mediante estos puntos luminosos en forma de constelación, la artista situó al espectador en el plano de la contemplación.

 

La propuesta giró en torno a la teoría romántica de la percepción de lo sublime y a la situación de la mirada del ser humano respecto al universo. A través de esta composición luminosa se ofreció una especie de atmósfera casi mágica donde lo primordial era dejarse llevar por los sentidos.

 

Por otro lado, en las mismas fechas, Diana Larrea expuso en la Sala de Arte El Brocense su trabajo Plaza Solución.

+ info.