Junio 2017

Maite Cajaraville

Compartir

Maite Cajaraville

Llerena (Badajoz), 1967

Con un enfoque en el arte electrónico, la performance audiovisual y la instalación, Cajaraville combina su producción artística con comisiones de curadoría desde los años 90. Sus obras buscan subvertir las narrativas tradicionales, interactuar con la audiencia y acercar las obras a los espacios cotidianos. G.O.D. Garden of Delights, What’s hapenning in my living room?A VLADI tale son buenos ejemplos de ello. Es una de las fundadoras de LaptopsRus / CrisisRus, una red de mujeres performers. En los años 90 Cajaraville construyó el nodo español Conexión.Madrid de la pionera International City Network, que conectó a artistas de la UE a través de Internet.

Entre sus exposiciones internacionales, destacan: CRISISRUS, Intermediae/Matadero Madrid, 2016; NSA, African Photography Initiatives, Cameroon, FROM DNA TO NSA, Pikslaverk, Islandia, Digital IA, Polonia, Renewable Futures, RIXC, Letonia, 2015; NETSCOPIO, Arte Alameda, Mexico DF, 2013; A Vladi Tale, Osetia del Norte, 2012; G.O.D. Garden of Delights, Media Facades European Festival, 2012; MEETING|REUNION, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Medialab-Prado y Matadero Madrid, 2010; The (UN)Real Site, Palacio Real de Aranjuez, Madrid, 2007; La nadadora, MEIAC de Badajoz, 2006; New Europe, Bienal de Venecia; Flux of Influences, Haus der Kulturen der Welt, Berlin; UPDATE, Copenhague 1997; V Cyberconf, Fundación Telefónica, Madrid; Sónar, MACBA, Barcelona; Todo fluye: Infografía española, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.

Desde 2014, es curadora del festival Piksel en Noruega.

www.maitecajaraville.org

 

Del 1 al 4 de junio la artista realizó en la Plaza Mayor la acción/intervención La Virgen de Guadalupe no viene a verme, mediante la cual, con la participación del público, se extraían impulsos eléctricos de materiales orgánicos e inorgánicos pertenecientes a los sectores productivos extremeños conectados entre sí, para alimentar la creación en cerámica mediante una impresora 3D del mapa de Extremadura. La cosecha agroalimentaria se propone aquí como la identidad extremeña que uniendo sus fuerzas, como un alquimista, puede transformar la piedra en oro, revolucionando sus procesos productivos y generando un cambio de mentalidad. La pieza se expuso a continuación en la Sala de Arte El Brocense hasta el 25 de junio de 2017.

+ info.